Campamento Base, tu rutina.

Típico, tienes grupos de amigos los cuales no ves durante meses, o incluso a algunos desde años. Te vas de viaje para aquí, para allí… Todo esto con el sudor de tu frente, y eso que conste en acta, porque muchos me dicen ¡Qué bien vives!, ¡Qué bien te lo montas! ¡No paras quieta! Pero para ello, he currado y sudado lo mío. Porque como todos saben, nada es gratis en ésta vida, y viajar muchísimo menos.
Además, viajar no es un, llamémosle: “capricho” barato. Todo lo contrario, es costoso y sufrido. Hay gente que trabaja y ahorra para pagar estudios, otros simplemente para sobrevivir… Yo lo hago para vivir. Y para mi vivir es viajar.

Hace poco me di cuenta de que viajar es la mejor droga, pero no es nada barato. Eso si, es la droga más sana; te cura los males, te abre la mente, te enriquece con todo lo que aporta un viaje. Ya sea un trayecto en tren en un país remoto, o unas vacaciones con pulsera en la playa. Todo cuenta y aporta su granito.

Y aquí os dejo una imagen que habla por si sola y que define un poco mi filosofía de vida.

Mi punto de vista y volviendo al tema del entorno y grupos de amigos es el siguiente:
Quizá hace meses que no ves a tus amigos, los ves de higos a brevas… y lo primero que se les ocurre decir es un “ya no te acuerdas de tus amigos” o algo del estilo. Que aunque sea en un tono broma, te quedas pensando que, en los meses que no os habéis visto, y no te han escrito o llamado, no se han preocupado de ti y ahora te piden explicaciones ya sea indirectamente o con ironías.

 

 

Porque tú, por los motivos que sea trabajas, estudias o lo que te apetezca hacer, fuera (llamémosle Everest), lejos de tu entorno local o rutina (llamémoslo campamento base), tienes que reportar a la vuelta TODO con detalles y porqués.

Os diré una cosa a los que no salís de esa zona de confort. Cuando sales del campamento base a “explorar”, vuelves al tiempo y no ha cambiado exactamente nada a excepción de cosas que poco te pueden influir: que en el pueblo hay una rotonda nueva, esta tienda ha cerrado, tu amiga está preñada, la otra se ha separado, tu primo se va a casar, etc.

Cada persona tiene su propio campamento base. Yo personalmente soy de esas personas a las que estar mucho tiempo en ese lugar pues, no le va. Soy más de culo inquieto, de explorar alrederores y coronar el Everest. Ya sea viajando por mi propio País, otro desconocido o simplemente trabajando fuera por una temporada al año.

Me parece a veces triste pero es cierto porque a suele ocurrir. No dejes que tus amigos o conocidos te dejen en el campamento base si lo que tú quieres es ver Mundo. Sál a explorar y escala tu propio Everest, sea cual sea. Propónte una meta, y cuando la consigas, no te quedes ahí. Sigue proponiéndote más metas y solo así conseguirás lo que quieres.

No dejes que nadie te corte las alas

¡Viaja!

Creadora de Mundo Mahalo.
Extrovertida con pasión por viajar y compartir las experiencias con el mundo ya sea escribiendo, por video o por fotografías.
Amante de las tortugas, los idiomas y las locuras.
Animadora de profesión viajera por vocación.

About Cristina.T

Creadora de Mundo Mahalo. Extrovertida con pasión por viajar y compartir las experiencias con el mundo ya sea escribiendo, por video o por fotografías. Amante de las tortugas, los idiomas y las locuras. Animadora de profesión viajera por vocación.
View all posts by Cristina.T →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *