Mujeres jirafa, el circo oculto del Norte de Tailandia

15 € GRATIS EN BOOKING
Solamente tienes que hacer la reserva (+30€) a través de éste link:

DESCUENTO BOOKING MUNDO MAHALO

Pocas veces pasa lo que me ha pasado a mí hoy, terminando el día con un sabor agridulce después de una excursión un tanto distinta a la que estoy acostumbrada últimamente.

Para ir al grano os diré, que hoy he visitado una tribu de mujeres jirafa al norte de Tailandia.

   Se les llama así porque tienen el cuello alargado debido a que usan collares pesados. Esa es la versión más fácil y rápida de contar la historia pero yo quiero profundizar un poco más y contaros también el porqué de los collares y de dónde viene esa tradición tan peculiar.

   La verdad es que se cuentan mil historias sobre los famosos collares. Una de esas creencias dice que es por protección.
En estas tribus los pesados aros solo los llevan las mujeres ya que antiguamente simbolizaban protección contra el ataque de bestias salvajes como Tigres.

Mientras los hombres salían a la selva a cazar, las mujeres se quedaban en la tribu y para protegerse de dichos animales, se ponían en el cuello los collares, así si el tigre les mordía en el cuello, no morían.

   Otra historia cuenta que los collares simbolizan riqueza ya que antiguamente estaban hechos de oro macizo, así que cuantos más aros te colgaban del cuello, más riqueza poseías.

Si aún así no os impresionan las historias de los collares de éstas tribus norteñas de Tailandia, os contaré una bien machista que me hizo reflexionar…

   Se dice que al ser de oro y pesar tanto, los hombres obligaban a las mujeres a llevarlos en su ausencia mientras salían a la caza. Así es que se aseguraban de que la mujer no escapaba o se marchaba con otro hombre, porque el peso de los collares les impedía salir corriendo o andar muy lejos.

   Muchos otras versiones cuentan que se utilizaban como símbolo de belleza, cuanto más alto y más cantidad de aros, más bella era la mujer.

   Y así seguiría con más historias sobre éstos collares.

   Hay varias tribus de mujeres jirafa. Yo solo he estado en una y con eso me basta para haberme dado cuenta de que todo forma parte de un circo según como lo mires.
Sí, es cierto que pagas tu entrada a ese poblado y ese dinero va para ellos. También es cierto que todas las mujeres se dedican a fabricar pañuelos y similares con hilos y sedas preciosas, todo hecho a mano con mucha maña y destreza.

Mi impresión cuando entré a ese lugar fue más de exhibición de mujeres esclavizadas, voluntariamente o no (quién sabe).

   Las mujeres adultas estaban por su labor, unas tejiendo y otras cuidando de sus bebés, o posando para las selfies de los turistas.
Las niñas algunas parecían tristes o simplemente inocentes o aisladas de todo lo que les rodeaba y otras parecían que les encantará el que vinieran a visitarles durante todo el día gente de todas partes del mundo y se sacaran fotos con ellas.

   Antes de seguir quiero aclarar algo, ya que la mayoría de la gente está equivocada en relación al collar o conjunto de aros pesados que éstas mujeres llevan al cuello.
La gente cree que el cuello les crece o se les “estira” hacia arriba, y no es cierto. El peso de estos aros dorados es tanto, que hace presión sobre los hombros. Tanta, que los hace bajar y cambiar su posición y así es que se ve el cuello más largo, porque se bajan los hombros por el peso.

   Muchas mujeres también llevan aros en las piernas, por debajo de la rodilla y encima del gemelo. Éstos son para protegerse del ataque de serpientes. Sean para lo que sean, ambos los del cuello y los de las piernas dejan morados del color más doloroso que os podáis imaginar. Además, no se quitan nunca los artilugios, tan solo una vez o dos al año para limpiarlos. Ni siquiera para dormir o pegarse un baño. (Yo sólo de pensarlo ya me agobio)
Las pequeñas empiezan a la temprana edad de 3-5 años a usar los collares.

En nuestra visita, tenían muestras de tales collares a nuestro alcance por si queríamos comprobar de cerca como eran y puedo aseguraros de que pesan muchísimo y no es exageración.

   Con éste post no quiero crear controversia, simplemente quería compartir mi experiencia y opinión al respecto.

Creadora de Mundo Mahalo.
Extrovertida con pasión por viajar y compartir las experiencias con el mundo ya sea escribiendo, por video o por fotografías.
Amante de las tortugas, los idiomas y las locuras.
Animadora de profesión viajera por vocación.

About Cristina.T

Creadora de Mundo Mahalo. Extrovertida con pasión por viajar y compartir las experiencias con el mundo ya sea escribiendo, por video o por fotografías. Amante de las tortugas, los idiomas y las locuras. Animadora de profesión viajera por vocación.
View all posts by Cristina.T →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *