Pai, el pueblo mochilero a dos ruedas.

Nuestras aventuras por el sureste asiático no cesan, así que hemos decidido pillar una moto y olvidarnos de los tours en minivan por unos días.

La verdad es que aquí alquilar una motillo sale barato y ahorras mucho en excursiones si las haces por ti mismo. Además aquí en Pai, donde estamos instalados desde hace un par de días, las atracciones turísticas están a unos pocos kilómetros a la redonda y al alcance de todos. Incluso para los que no tenéis carnet, tenéis opción de alquilar scooter pagando un poquito más.

     Puede que al principio dé respeto conducir por el lado contrario (en mi caso el izquierdo) de la carretera, lo admito. Y más en éste país, que no respetan las señales aunque haya un guardia de tráfico dándote instrucciones.. Cuando ves a una familia entera, Padre, Madre, los dos niños y un bebé en una misma scooter que echa humo, ahí lo entiendes todo.

Pero una cosa buena es que en Tailandia las rotondas brillan por su ausencia, al igual que los intermitentes, así que no tendréis que preocuparos por qué lado debéis ir. Respirad, dejáos llevar y echad mano al “claxon” siempre que podáis.

Hoy era el tercer día que teníamos  nuestra Yamaha, así que yo ya iba como pez en el agua o mejor dicho, como Márquez con su Honda.

    Con la mochila lista nos hemos dirigido a nuestra super ruta motera alrededor de Pai parando a ver varias cascadas, miradores, un lugar llamado Hot Springs que es un sitio precioso con piscinas naturales de aguas termales el cual nos gustó, pero personalmente es un emplazamiento caro.

Seguimos nuestra ruta para ver el puente en memoria a la Segunda Guerra Mundial, el Gran Cañón de Pai y al final hemos llegado al poblado chino Santichon, un Chinatown al puro estilo tailandés.

    Os recomiendo que sigáis el camino que sigue por Santichon ya que al final hay un mirador precioso con unas vistas espectaculares en el que te cuesta unos 20 THB la entrada y te incluye una tetera y dos vasitos para que te tomes el té en su “merendero”.
Las vistas desde allí no tienen despercicio, la panorámica a esa altura es epectacular y las vistas a el poblado chino, Pai y las montañas envueltas de verde y de flores de mil colores cambiarán tu parecer. Lo que yo llamo un “Mind blown” en toda regla.

Allí arriba con ese paisaje ante tus ojos el té sabe diferente, y no hablo de sabor, ya me entendéis.

    Ya de vuelta a la Villa nos encontramos como cada día con el mercado nocturno en una calle en el corazón de Pai, que es también muy pintoresco.
No es tan bullicioso como otros mercados como el de Bangkok o el de Chiang Mai, lo que si es un poco más carete que los demás. Hay que tomarse su tiempo y buscar bien para encontrar buenos precios.

     Literalmente, el pueblo de Pai la constituyen cuatro calles, así que es imposible perderse. Se podría decir que es el pueblo mochilero de Tailandia por excelencia. Y en esas cuatro calles vas a encontrar a ambos lados ofertas para alquilar tu moto durante tu estancia en ésta villa de montaña.

Personalmente diré que es el lugar que más me ha gustado hasta ahora en éste país.

  Como plus os comentaré, no por presumir, porque cualquiera se lo puede permitir, pero no puedo evitar deciros que lo mejor de Pai es el alojamiento. Cabañas preciosas, casas en árboles, bungalows… Y todo a precios muy asequibles.

Os dejo unas fotos del lugar dónde estamos “malviviendo” desde hace un par de noches por un módico precio de 8€ la noche por cabaña, el lugar se llama Chang Pai Resort.

15 € GRATIS EN BOOKING
Solamente tienes que hacer la reserva (+30€) a través de éste link: DESCUENTO BOOKING MUNDO MAHALO

Creadora de Mundo Mahalo.
Extrovertida con pasión por viajar y compartir las experiencias con el mundo ya sea escribiendo, por video o por fotografías.
Amante de las tortugas, los idiomas y las locuras.
Animadora de profesión viajera por vocación.

About Cristina.T

Creadora de Mundo Mahalo. Extrovertida con pasión por viajar y compartir las experiencias con el mundo ya sea escribiendo, por video o por fotografías. Amante de las tortugas, los idiomas y las locuras. Animadora de profesión viajera por vocación.
View all posts by Cristina.T →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *